Qué es un artesonado

Todos hemos oído alguna vez la expresión “artesonado” en boca de quien quiere designar una techumbre de madera, sea cual sea su forma o disposición. El término se usa de manera genérica e indiscriminada, y de hecho, yo mismo, cuando voy a medir alguna armadura de cubierta para mi tesis doctoral, me suelo presentar ante el responsable del edificio diciendo que “estoy haciendo una tesis sobre artesonados”. Obviamente lo hago porque no me puedo permitir estar corrigiendo a cada persona con la que hablo sobre el uso correcto de la palabra.

Lo cierto es que la mayor parte de las veces su empleo es incorrecto, puesto que un artesonado es una variante concreta del forjado de madera o alfarje, en el que los espacios del entrevigado se cubren con artesones, que son conjuntos de tablas con forma de artesa invertida. En tiempos, se denominaba artesa a una especie de cajón de madera, por lo general rectangular, en el que la parte superior abierta era más amplia que el fondo, y que tenía diversos usos: los más habituales eran el amasado del pan y la albañilería. Sin duda, el parecido de los armazones que se colocaban entre las vigas de los forjados con las artesas, fue lo que dió nombre a aquellas piezas, y por extensión, al forjado completo.

Así que siendo precisos, solo cabe hablar de artesonado cuando hay artesones, pero como ya hemos comentado, la expresión se usa comúnmente para cualquier techumbre lígnea, y no parece probable que esto vaya a cambiar a corto plazo, puesto que incluso en textos y referencias de autores de cierto prestigio académico, podemos leer “artesonado” con su acepción generalista.

Demos un paso más. ¿De dónde viene la técnica del artesonado, y por qué se hace así? En realidad rastrear su origen no es tan complejo, ya que se trata sencillamente de una evolución de lo que sería un alfarje o forjado de madera, acaso uno de los conjuntos constructivos más usados en la arquitectura. Si tomamos como base el alfarje más elemetal, vemos que está compuesto por vigas dispuestas en una dirección y tablas en la dirección perpendicular, y a partir de ahí, la técnica comienza a complicarse a medida que suben los requerimientos que se le hacen al forjado. Nuere, en su libro “La carpintería de armar española”, describe el proceso evolutivo de manera muy comprensible.

En origen, las simples tablas que se usaban como suelo pisable, pronto dejaron de ser consideradas aceptables dependiendo de su uso, puesto que su aislamiento acústico no sólo era nulo, sino que podían llegar a ser muy ruidosas. Seguramente has podido experimentar alguna vez el extraordinario repertorio de crujidos que puede emitir un alfarje al pisarlo, desde el alarmante cra-cra-cra hasta el terrorífico ñieeec, si bien es cierto que el hecho de ser ruidoso es un síntoma de buena salud porque significa que la madera está seca.

Para evitar en lo posible la transmisión de ruidos con la estancia inferior, se empleaban arcillas y materiales de relleno sobre la  tablazón, para sobre ella colocar el suelo, ya fuera de barro cocido, madera u otro material. El nuevo problema que surgía con esta técnica estaba en las tablas de soporte, ya que al secarse podían abrirse fendas o directamente partirse, situación que cuando no existía nada encima de la tabla no tenía mayor importancia, pero que con la adición de arcillas provocaba la caída de las mismas sobre el piso de abajo. Así las cosas, se descubrió que lo más práctico era usar tablas de poca anchura para evitar su agrietamiento por secado, y de esta manera surgió el alfarje de cinta y saetino.

Pero llegó el Renacimiento, y con él, los palacios y las viviendas burguesas, en los que las añejas bóvedas de cantería dejaron paso a los forjados, cada vez más elaborados. La arquitectura italiana tuvo un indudable influjo en estos temas, y sobre todo, el tratado de Serlio, que llegó a España en 1552, sirvió de inspiración a muchos maestros y carpinteros a la hora de llevar a cabo las techumbres de madera. Es en ésta época cuando comenzó a usarse el artesonado de forma masiva, y debido a ello es muy habitual que le acompañe el adjetivo renacentista. En realidad la aportación del artesonado era añadir tablas inclinadas bajo la tablazón principal, de manera que se generaban unos casetones que cumplían varias características a la vez: estaban formados por tablas estrechas y no se rajaban, permitían el uso de peinazos y una mejor distribución de cargas, y estéticamente ofrecían una versatilidad prácticamente ilimitada, al poderse sobreponer tablas y molduras a voluntad del diseñador, generando una trama visual que daba énfasis a la perspectiva central que tanto gustaba en esa época.

En definitiva, como podemos ver, un artesonado es una construcción carpintera con unas características bastante concretas, y aunque la vulgarización de su uso ha desdibujado su significado, nunca es tarde para hacerlo bien.

Si te ha gustado... ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr
Email this to someone
email
Publicado en Arquitectura en madera y etiquetado , , , , , , , .

12 Comentarios

  1. Hola Javier, me llamo Antonio Gabaldón, y en primer lugar quería felicitarte por tu extraordinario blog. Me parecen interesantísimos los temas que tratas y desarrollas con didáctico mimo.
    Soy restaurador de BB.CC. y desarrollo mi profesión desde hace ya tres décadas, donde en numerosas ocasiones tuve la suerte de intervenir en este tipo de “maquinas de madera”.
    Ahora aterrizo por la web descubriendo un mundo totalmente desconocido para mi, pero con la grata sorpresa de tropezarme con alguien como tu. (que te aseguro, no hay muchos).
    Enhorabuena!,

    Si te parece bien, estaremos en contacto para comentar alguna que otra duda, que como hoy me surge al leer la descripción de artesonado.
    Un saludo

    • Hola Antonio. Un placer conocerte, y todo un honor que tengas tan buena impresión del blog. Agradezco mucho tus palabras. Por supuesto que estamos en contacto, si quieres puedes escribirme al correo, que es “correo [@] albanecar . es”, pero sin corchetes y sin espacios. Lo escribo así para no recibir spam. Y las dudas que tengas respecto a la definición de artesonado… podemos debatir todo lo que quieras. Un saludo!

  2. Enhorabuena y gracias por difundir las excelencias del artesonado clásico, ya sea mudéjar o de otro estilo. Sin duda algo que los buenos arquitectos e interioristas de proyectos de valor están volviendo a retomar para aportar artesanía al diseño y darle el adecuado toque de eclecticismo.
    Compartiré ahora mismo el post en redes.

    Os dejo este enlace a uno de nuestros proyectos más recientes para la cadena Asadores de Aranda en un castillo con artesonados de 500 m2. Un placer.
    http://ruartecontract.com/restaurante-asador-castillo-de-izan-alta-decoracion-madera/

    Saludos cordiales
    David Ruiz
    http://www.ruartecontract.com

    • Hola David, disculpa la enorme tardanza en la respuesta. Muchas gracias por tu comentario y por compartir el blog en las redes. Por cierto, muy buen trabajo en los Asadores, enhorabuena por el resultado. Espero poderlo ver en persona en algún momento. Un saludo.

  3. Sr. Antonio, encantado después de haber leído su aporte a mi necesidad de saber el significado de….”artesonado original” que apareció citado en una critica a un hotel de Sevilla,me siento muy a gusto con su estilo de divulgación.
    Feliz año 2016!

    • Hola Carlos, intuyo que te diriges a mí pero has pensado que mi nombre es el del primer comentarista. Yo me llamo Javier de Mingo. Me alegro de que te haya servido el artículo. ¿Podrías decirme donde ha aparecido citado el blog? Muchas gracias y un saludo.

  4. Hola Javier, Soy Paco Pérez Vías quiero felicitarte por tu publicación sobre Artesonados y los matices que haces. Ya conocía la diferencia aunque al leer tu comentario creo que tengo que ampliar mi concepción sobre cubiertas con forjados de madera o Alfarjes.

    Yo, llamaba artesonado a una cubierta con forjado de madera, cuyo conjunto tuviera forma de artesa. sin que tuviera que tener necesariamente artesones.

    Tras leer tu publicación, creo que tengo que ampliar el termino artesonado a una cubierta con forjado de manera con artesones sin que en su conjunto tenga forma de Artesa. ¿Estoy en lo cierto? Muchas gracias de antemano.

    Un saludo desde El Puerto de Santa María

  5. Hola Paco.
    Disculpa la tardanza en la respuesta, han sido semanas o incluso meses de muchísimo ajetreo. En efecto, hay mucha confusión en torno al término artesonado, y lo cierto es que actualmente se usa para denominar cualquier techumbre de madera. Sin embargo, el nombre proviene de artesón y no de artesa, por lo que si somos puristas, lo que caracteriza a un artesonado es tener artesones. Por lo general se aplica solo a forjados planos, lo que no quieta para que existan armaduras de cubierta con artesones, que las hay, pero no son muy habituales. Cuando vemos una techumbre con forma de artesa deberíamos distinguir si se trata de una armadura de cubierta, o un alfarje con jabalcones. En el primer caso, una armadura deberíamos llamarla siempre armadura, puesto que constructivamente es más compleja que un forjado y tiene más entidad. No obstante, en el caso de ser un alfarje con artesones, sí se llama artesonado, tenga forma de artesa o sea plano.
    Espero que todo esta biblia te sirva de algo!
    Un cordial saludo a tí y a tu hermosa tierra.

  6. La verdad que hacer este tipo de techos de madera tiene que tener una dificultad considerable, pero el resultado es precioso sin ninguna duda. Yo siempre he dicho que un ambiente de máxima decoración se expresa en los techos, y a este tipo de techos es imposible superarlos.

  7. Pingback: Artesonados clásicos y vanguardistas, en madera. ¿Dónde? En la Alpujarra, Granada, Andalucía….

  8. Pingback: Madrid Nuevo Norte preservará y rehabilitará dos ermitas históricas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.