Sep 21, 2012
Albanecar

La ermita de El Atance

Hoy me gustaría hablar de un pequeñísimo edificio que es especial para mí, y que a juzgar por su estado, no creo que lo sea para mucha más gente. De todas formas, desde que lo encontré he dedicado bastante tiempo a intentar salvarlo. He llamado a obispados, institutos de patrimonio, confederaciones hidrográficas y fundaciones, y aunque hay quien sabe de su existencia, me temo que sus días están contados. Aún así, empecemos por lo positivo: El motivo de que me topase con él es que se encuentra en La Alcarria, comarca que conozco bien y de donde es originaria la mitad de mi familia, y si me llamó la atención fue porque en él se combinan tres aspectos que me fascinan: lo rural, lo patrimonial, y cómo no, una coqueta armadura de cubierta.

El caso es que ésta pequeña ermita es casi lo único que queda de lo que hace años fue el pueblo de El Atance, hoy en día desaparecido e inundados sus restos por un infame pantano que le robó su existencia y su nombre. Paradójicamente, la certeza de que el pueblo estaba condenado a desaparecer lo mantuvo detenido en el tiempo, y pasear por él significaba retroceder varios siglos en un instante. Si a eso le añadimos que al final sólo quedaban dos heroicos vecinos viviendo allí, y que todos y cada uno de sus edificios estaban abandonados, la visita se convertía en algo inolvidable.

Quedan pocos testimonios gráficos de cómo se encontraba antes de desaparecer, pero uno de los mejores está en el estupendo blog lospueblosdeshabitados.blogspot.com.es, cuya cortesía me ha permitido colgar algunas imágenes, junto a otras del álbum Picasa de Alfake74. Cabe señalar que todo el pueblo fué arrasado en dos oleadas, primero por “cazatesoros” si es que se les puede llamar así, que se dedicaban a llevarse todo aquello que pudiera tener algún valor, y finalmente por bulldozers, que no dejaron piedra sobre piedra. Se salvaron únicamente la iglesia y una fuente, que fueron trasladadas a otros lugares, y la ermita, que en compañía de algunos corrales y palomares, sobrevivieron milagrosamente al exterminio.

Mi encuentro con la ermita de la Virgen de la Soledad fue fortuíto, puesto que no sabía de su existencia y menos aún de que tuviera una pequeña armadura vista. Pero una tarde de septiembre de 2011 la encontré, y desde entonces a veces pienso en aquel minúsculo edificio, y me pregunto si aún seguirá en pie. Y es que al margen de lo acontecido con el pueblo, y de que el pantano haya engullido a la ermita ya en alguna ocasión (se ve claramente la decoloración en las piedras inundadas), el pequeño edificio arrastra un grave problema estructural: El parteluz de arenisca de la entrada es el culpable de que el templo se halle al borde del colapso.

En efecto, a la altura de los ojos, la piedra ha sufrido un deterioro tal, que la imposta central del doble arco queda en el aire de manera escandalosa, provocando que todos los sillares apoyados sobre la misma amenacen con venirse abajo en cualquier momento. Por si fuera poco, uno de los dinteles apenas apoya ya sobre la dichosa imposta, y mantiene su situación de manera casi mágica. Sin embargo ahí sigue la ermita, con varios siglos a sus espaldas, desplomes, pudriciones, grietas e inundaciones. El auténtico pasmo es que posee una pequeña armadura de cubierta de limas mohamares, que de momento sigue en su sitio e incluso conserva un curioso almizate policromado. Si tenemos en cuenta que el tejado tiene agujeros por doquier y que el agua entra a cubos, tiene un mérito considerable.

El interior de la ermita es un espacio cuadrado de 17 pies de lado, con una sencilla hornacina en el muro de cabecera. La armadura es uno de los ejemplares más pequeños que me he encontrado, y de ahí su mayor gracia, puesto que a pesar de su menudencia, posee los detalles de una techumbre austera, pero pensada para ser vista: Pares agramilados, cuadrales, canes, aliceres, cintas, y un enigmático almizate plano, decorado con ocho rosáceas pequeñas y una múltiple en el centro. Ignoro si tras la policromía se esconden nudillos a la usanza tradicional o una tablazón plana, ya que aunque por lógica un almizate elaborado se deja a la vista, pudiera tratarse de una intervención posterior para tapar algún desperfecto.

Pero el trabajo de carpintería seguramente no se quedó aquí. Por el modelo de ermita ante el que estamos, y por varios mechinales existentes en la fachada, podemos afirmar que probablemente en la misma existió un pórtico a tres aguas, hecho de madera en su mayor parte. Y no es una hipótesis gratuita puesto que es habitual encontrar pórticos de éste tipo en ermitas. Además, a menos de 10 km. de aquí, en Palazuelos, ya podemos ver una ermita muy semejante a la nuestra, pero de mayor tamaño, con un pórtico delantero que nos encajaría a la perfección en los mechinales de El Atance. También salta a la vista que el que existe en la actualidad está hecho de material de “reciclaje”, posiblemente ya en una fase decadente del pueblo.

Finalmente, tras mi primera visita, y ante la probable ruina del edificio, decidí documentarlo por cuenta propia. Respecto a instituciones oficiales, las últimas noticias que tengo de la Junta de Castilla-La Mancha es que han declarado el entorno de la ermita como zona arqueológica, y que se lo harán saber a la Confederación Hidrográfica del Tajo (propietaria del embalse y de la ermita) para que tome las medidas oportunas. Entretanto, esperemos que el embalse no vuelva a engullirla, y que el parteluz logre resistir.

Safe Creative #1208292188157

Si te ha gustado... ¡compártelo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

10 comentarios

  • Tu estudio de la ermita es exquisito y bien documentado. Todos podemos darnos cuenta de la belleza del edificio y de sus terribles problemas. Descorazona pensar que no podamos salvar el patrimonio que nos dejaron. Espero que gente como tú consiga remover la conciencia de los responsables(todos, en realidad) de la conservación de nuestros tesoros.
    ¡ Enhorabuena !

    • Muchas gracias por tu comentario, María. Ojalá consigamos lo que dices! Un saludo.

  • Yo estuve en esa ermita cuando aún estaba intacta, recuerdo que en esa hornacina azul había una imagen de la Virgen de la Soledad y sobre las vigas que se ven en la pared de la izquierda una urna con un Cristo Yacente, tambien conservaba las dos robustas puertas de madera ¿que sería de todo eso?

    Muy interesante el articulo y muy buenos recuerdos me ha traido. Un saludo

    • Hola Juan, muchas gracias por tu comentario, y por la información. La verdad es que no tenía ni idea de para qué servían las ménsulas de la pared. Y respecto a dónde fue a parar todo, yo también me lo pregunto. Seguramente, ante el hundimiento en el pantano, alguien prefiríó llevárselo a dejarlo para que se pudriera.
      Un saludo.

  • Hola,
    Soy oriundo de ElAtance y trabajo en asuntos de arte.
    Tambein trate en su dia de hacer algo pero por motivos me fui de España y acabo de volver.
    Sabes como si la admistracion ha tomado cartas en el asunto?
    hay una asociacion de el peublo en Guadalajara. La ermita pertenecia al pueblo y quizas a traves de ahi se pueda hacer algo.
    Yo trabajo en el departamento de expoisiones del Prado y quizas pudieramos retomar el asunto y ver si se peuden mejorar las cosas.
    Como ves todo esta vandalizado. Las puertas las vendio junto con las iamgenes el ultimo ciudadano del pueblo, aunque se dijo que fue un supuesto robo.
    Un autentico desastre.
    Aunque el mayor fue la iglesia…no pararia en contarte la esquilmacion que se ha hecho y el mal desmonte y reoconstruccion con la desaparicion d epiezas importantisimas.
    La finca de hcho en la que se encuantra la ermita es yacimiento arqueologico y yo fe hecho poseo una parcela contigua.
    En fin
    Un saludo
    Alvaro Perdices

    • Hola Álvaro, muchas gracias por tu comentario.
      La última gestión que realicé fué ante la Junta de Castilla-la Mancha y la tramitaron con relativa rapidez, contestándome que la habían declarado zona arqueológica y procedían a ponerlo en conocimiento de la Confederación Hidrológica del Tajo (propietarios del embalse). Con la CHT ya me había puesto en contacto anteriormente, tardaron un mes en contestarme y se equivocaron de ermita, puesto que me mandaron un informe sobre la de Alcorlo. Les volví a responder sin obtener resultado alguno. De alguna forma intuyo que es más efectivo intentar tratarlo a través de la Junta.
      Por cierto, desconocía la existencia de una asociación del Atance. Es una alegría ver que queda gente con preocupación por estos temas.
      Un cordial saludo.

  • Gracias por la hermosa descripción que haces de la ermita y por tu interés en salvar joyas de nuestro patrimonio.
    Un saludo, Pedro.

    • De nada! No habría mayor satisfacción para mí que poder salvar lugares así.
      Un saludo.

  • Mi padre nacio en el Atance y yo y mi familia pasamos algunos veranos en ese maravilloso pueblo no dejo de acordarme lo feliz que fui alli , montando en el trillo en las eras o pescando en el rio cangrejos y peces o cazando pajarillos con la escopeta de perdigones y mi padre cazando todo el dia conejos, liebres , perdizes , daria cualquier cosa por volver a esos momentos pero ya se que es imposible. Que salvajada hacer desaparecer asi una maravilla como era El Atance .

  • Excelente trabajo, amigo Albanecar.
    Conozco pòrque la vivi de cerca, la desaparición del pueblo de Riaño, y hay que ver la cantidad de chapuzas que se hacen con el patrimonio en estos casos y lo mal que se trata a la gente. Allí hubo incluso algún suicidio.
    Ya que el drama es dificilmente superable para los protagonistas, por lo menos se podría haber tenido un poco mas de sensibilidad y haber dado un destino digno a todos esos “monumentos” que iban a ser testigos de un tiempo perdido para siempre. Lo de cambiarle el nombre a la iglesia que se llevaron a Guadalajara me parece otro desprecio más a este pueblo del Atance, que por cierto no está en la Alcarria. Me parece que esta comarca empieza unas leguas más al sur.
    Un saludo cordial
    Armengol de Balbén

Deja un comentario