Nov 13, 2012
Albanecar

Los pueblos de entramado

El entramado de madera, que consiste en combinar una estructura de vigas, pies derechos y arriostramientos de madera con un relleno de otro material, posiblemente haya sido uno de los sistemas constructivos más usados por el ser humano hasta la aparición del hormigón armado y el acero laminado. Su aplicación, en el caso de viviendas modestas, no requería demasiados conocimientos especializados, y la gran resistencia que ofrecía la madera permitía construir edificios con una economía de recursos mucho mayor que con la piedra. El adobe y el tapial también eran duros competidores del entramado en lo que se refiere a costes, pero dependían de la naturaleza del terreno, y por sí mismos, eran incapaces de alcanzar alturas de varios pisos sin una trabazón adicional.

La clave del entramado está en que el armazón de madera es suficiente para soportar las cargas del edificio, pero con la gran ventaja de que los espacios que hay entre los maderos, y que conforman los muros, podían rellenarse con materiales muy baratos: cascote, adobe, mampostería, barrotillo, etc.

A día de hoy, en España sobreviven muchísimos pueblos en los que su casco histórico está formado en su mayor parte por casas de entramado, y en general no suele tratarse de lugares puntuales, sino de comarcas enteras en las que por su orografía y disponibilidad de madera, este tipo de estructura ha conseguido sobrevivir a la irrupción de los materiales industriales. Algunas edificaciones entramadas datan incluso de la Edad Media, manteniendo los materiales originales en numerosos casos.

La configuración del entramado es una de sus mayores singularidades, puesto que esta técnica permitía una gran libertad de diseño gracias a la resistencia y la elasticidad de la madera. Ambas características favorecen el reparto de cargas de una manera bastante homogénea por toda la estructura, y permiten llegar a soluciones verdaderamente ingeniosas. Por otra parte, no hay que ignorar que la estética inherente a la madera y los materiales rústicos posee un irresistible encanto artístico, que tal vez en algunos casos haya sido motivo de falsos “fachadismos” con la intención de conservar un estilo visual creado a propósito sin atender a los problemas constructivos.

Hay expertos que denuncian que el hecho de que los elementos de madera sean visibles constituye una falsedad, puesto que en origen el entramado se revocaba completamente por fuera y no quedaba nada a la vista. Sin embargo, yo personalmente no opino lo mismo, puesto que como es bien sabido, la madera se hincha o se deshincha con los cambios de humedad, lo cual puede hacer saltar el revoco que tiene delante, y el propietario del edificio, seguramente hastiado de tener que revocar cada cierto tiempo decidió un buen día dejar la madera a la vista. Y es ahí donde comienza la versión del entramado que más abunda actualmente, con el armazón visible.

El proceso de desprendimiento del acabado que está sobre la madera se puede apreciar en la siguiente imagen, tomada en Almonacid de Zorita, en la que el entramado comienza a asomar al exterior debido al proceso descrito. También es cierto que la presión turística que soportan determinadas comarcas puede haber acentuado el arreglo de las casas entramadas, de manera que se haya producido una suerte de competición por atraer al visitante a base de belleza compositiva.

Un requisito imprescindible para este tipo edificatorio es la rápida evacuación del agua de lluvia, puesto que no hay nada más dañino para la madera que la permanencia continuada de la humedad. Por eso, en las poblaciones en las que abunda el entramado solemos ver que las plantas superiores vuelan sobre las bajas para permitir que el agua caiga directamente al suelo sin resbalar por el muro. También son frecuentes los grandes aleros o todo tipo de salientes que separan las escorrentías del edificio, pudiendo llegar incluso a tener escamas de madera. Asimismo, es usual que las plantas bajas o sus zócalos sean de piedra, estableciendo así una base inmune a la humedad del terreno.

A continuación destaco tres comarcas en las que abunda el entramado y que he podido visitar. No es una relación exclusiva ni un ranking, por lo que existen muchas otras regiones de interés que todavía no aparecen. No obstante, este post tendrá continuación, por lo que la lista seguirá aumentando próximamente.

LA VERA

La Comarca de la Vera, en Cáceres, es bien conocida por la belleza natural de sus bosques y la suavidad de su clima además de por haber sido escogida por el Emperador Carlos V para pasar allí sus últimos días. El modo de vida agrícola y la accesibilidad a la madera han permitido que los núcleos de gran parte de sus pueblos conserven entramados con varios siglos de antigüedad, y hayan sido declarados Conjunto Histórico-Artístico Nacional. Pulular por las callejuelas veratas es casi una experiencia artística, ya que sus casas son un auténtico muestrario de soluciones carpinteras texturizadas por el paso del tiempo. Valverde, Jaraíz, Garganta la Olla, Cuacos de Yuste, Villanueva, Jarandilla y muchos otros pueblos aguardan espléndidos ejemplares de casas entramadas.

 

SIERRA DE FRANCIA

Ubicada en la provincia de Salamanca, la Sierra de Francia muestra una fuerte unidad histórico-constructiva que se puede apreciar en los caseríos de casi todos sus pueblos. En algunos de sus rincones se tiene la impresión de estar presente en el medievo, puesto que no hay absolutamente nada a la vista que delate que estemos en el siglo XXI. Aquí las viviendas suelen constar de una planta baja de granito y las superiores de entramado, que en la zona recibe el nombre de tramonera, y está formada por diversos tipos de dependencias, de las cuales la más característica es el sobrao, situado sobre la cocina para que los humos de ésta puedan secar chacinas.

En esta comarca es posible ver cómo el turismo masivo tiene el poder de modificar el patrimonio arquitectónico, puesto que en algún caso se nota que lo que era una manera popular de construir se ha tornado en un estilo compositivo de la fachada. Sin embargo, las estructuras originales son las más numerosas, y los ejemplos más representativos de la Sierra de Francia, declarados Conjuntos Histórico-Artísticos, son La Alberca, Miranda del Castañar, San Martín del Castañar, Mogarraz y Sequeros, pero aun así, cualquier otro municipio de la zona merece una visita sin dudarlo.

 

MONTAÑA PALENTINA Y VALLES CÁNTABROS

La Cordillera Cantábrica y sus aledaños ofrecen numerosísimos ejemplos de arquitectura vernácula de la mejor factura, y en muchos casos la madera y el entramado tienen un papel protagonista, pero a veces es difícil acotar comarcas precisas que se diferencien claramente de su entorno. Una extensa zona que abarca el encuentro entre Palencia y Cantabria contiene varios núcleos en los que sobreviven extraordinarios entramados. En la zona existen varias comarcas, como pueden ser Valderredible, la Montaña Palentina o Campoo en las que abunda la construcción rural con madera, pero sin llegar a la unidad paisajística que pueda haber por ejemplo en La Vera, puesto que en algún pueblo encontraremos entramado en todas partes (ej: Aguilar de Campoo, Bárcena Mayor) y en otro cercano apenas algunas casas.

En esta zona ya comenzamos a observar como los aleros adquieren gran importancia debido a las habituales lluvias, y la arquitectura va teniendo ese aspecto tan característico de la costa cantábrica (Asturias, Cantabria, Pais Vasco, etc.)

 

Safe Creative #1211132674833

Si te ha gustado... ¡compártelo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

10 comentarios

  • Hola Javier, estupendo este post:

    En relación al entramado, no se si sabes que todo el centro histórico de Lisboa esta contruido con entramado de madea, revocado y posteriormente pintado o enchapado con azulejo portugues.

    La razón es su gran flexibilidad, que hacia que en caso de terremoto, aunque se dañara el cascote de mamposteria, la estructura portante madera se mantuviera intacta.

    Esta condición constructiva fué tomada por el Marques de Pombal despues del terremoto de 1755, y fué de obligado cumplimiento en la recontrucción del barrio de Baixa.

    Otro echo más que apunta porque este sistema fué tan importante hasta la llegada de los materiales y las técnicas modernas.

    Un abrazo, y animo con el post.

    David

    • Muchas gracias, David. Desconocía lo de Lisboa, pero es cierto que se me olvidó comentar las bondades del sistema en cuanto a seísmos… para una próxima entrega tal vez lo haga.
      Un abrazo y hasta pronto!

  • Divulgar conocimientos técnicos es un arte que no todo el mundo domina, pero por lo que voy leyendo en este blog, a ti se te da estupendamente. Va a ser fantástico seguirte para aprender.
    Saludos

    • Muchas gracias Mónica! Tus palabras me animan mucho!
      Saludos.

  • […] FUENTE: http://www.albanecar.es/los-pueblos-de-entramado/ […]

  • En primer lugar felicidades por tu trabajo, es muy interesante tu blog, ánimo.
    Aprovecho para decirte que soy de opinión opuesta con respecto a los revocos sobre los entramados de madera. Creo que originariamente siempre se restían con morteros de cal, entablados o incluso barro. Si se deja a la intemperie la madera su vejez es muy mala y conozco edificios de entramados de madera de más de cien años. Efectivamente requerían mantenimiento de renovación, por eso labraban la madera, la revestían con lías de esparto, etc para conseguir que tardara más en desprenderse.
    En Salamanca en la actualidad se está abusando de dejar siempre la estructura de madera vista, incluso se adosan falsas estructuras de tabla o piedra artificial con resultado muy pintoresco, escenográfico y falso. Un saludo.

    • Hola Luis, muchas gracias por tu comentario.
      En efecto, en el pasado casi la totalidad de los entramados se revestían con revocos de algún tipo, para lo cual se usaba tomiza o el labrado de las maderas. A lo que yo me refiero en el post más bien tiene que ver con el origen de algunos entramados vistos. Hoy en día lo más abundante es la exposición de la madera al exterior de un modo deliberado, con los problemas que conlleva. Sin embargo, de una manera “natural”, y debido a la ausencia de un mantenimiento habitual, es muy probable que muchos entramados que fueron creados con su revoco correspondiente, lo perdieran sin necesidad de que se quitase intencionadamente, tras lo cual, un nuevo gusto por las texturas de materiales tradicionales hiciera el resto, dando lugar a la estética actual. Está claro que la amyor parte de lo que vemos hoy tiene mucho de disneylandia y poco de tradicional, pero no le veo un remedio fácil…
      Un saludo.

  • El entramado surge segùn tengo entendido durante la edad media, pero exactamente en que territorio se originò?

  • Hola Aura:
    Antes que nada, disculpa el enorme retraso en la respuesta. Las estructuras entramadas son tan antiguas como el tiempo… de hecho, hay textos de Vitrubio (siglo I a.C.) que hablan de ellas. Sin embargo, el entramado se fue perfeccionando con el tiempo hasta llegar a ser un sistema cuasi industrializado ya entre los siglos XVIII y XX, en los que se consiguió una ligereza y rapidez de ejecución muy notables.
    Desconozco si existe algún territorio que fuese el foco original… más bien creo que en mayor o menor medida, el entramado se ha usado en todas las culturas con acceso a la madera. Sin embargo, el que ha llegado hasta nosotros intuyo que tiene infuencias europeas, puesto que los pueblos nórdicos y atlánticos han tenido una fuerte tradición carpintera que guarda muchas semejanzas con los que podemos hallar aquí.

  • Hola
    Tengo mucho interés en la lectura de este blog muy rico en explicaciones y documentos visuales sobre una técnica de construccion que aprecio mucho.
    Tengo el privilegio de ser propietario de una casa del siglo XV en Francia ,conocida sobre el nombre de Prieuré de St Arnoult,antigua dependencia religiosa de entramado y adobe.No puedo resistir al placer de invitar los lectores de este blog a visitar el sitio que he creado para hacer conocer y apreciar esta técnica de construccion muy mal conocida en Francia si se considera los muchos errores cometidos por sus proprietarios cuando la reparan.
    !bienvenidos en http://www.prieuredesaintarnoult.net!
    Gilles Alglave

Deja un comentario